Además del ahorro y la eficiencia, la domótica y alarmas inteligentes tienen otro objetivo primordial: la seguridad. Poseer un buen sistema de seguridad siempre ha sido un punto importante en las empresas y viviendas, buscando proteger tanto los objetos como las vidas humanas.

 

Está claro que todos queremos que nuestro hogar o empresa sea un lugar seguro y de confianza, por lo que los sistemas que permiten dicha sensación de seguridad se convierten en algo indispensable. Dentro de estos sistemas destacan desde hace años los sistemas de alarma domóticos, que simplemente requieren de la misma conexión a Internet que haya en el inmueble.

 

Ventajas de un sistema de seguridad domótico frente a uno tradicional

  • Se puede automatizar el funcionamiento del sistema, de manera que su funcionamiento sea más eficiente
  • Se permite el control remoto mediante dispositivos conectados a una red WiFi
  • Se puede saber qué ocurre en el inmueble en directo y desde cualquier lugar y a cualquier hora.
  • Su funcionamiento es mucho más eficiente y cómodo.

 

Tipos de sensores de una alarma domótica

Las alarmas domóticas requieren de sensores y detectores para poder llevar a cabo su trabajo. Todos los elementos funcionan conectándose dentro de la misma red. Veamos cuáles son los más comunes:

  • Detectores de movimiento: son los más comunes, no sólo en las alarmas domóticas. Se usan para saber qué pasa en el inmueble y saber si se está realizando alguna intrusión no deseada. Dentro de las alarmas domóticas estos sensores se pueden controlar mediante la misma aplicación mediante la que controlamos el resto del sistema.
  • Contactos de ventana: es otro elemento clave en la seguridad domótica. Suelen funcionar por radio frecuencia y avisan al usuario de roturas, intentos de entrada no autorizada o intrusiones varias. Además, su propio funcionamiento le dice al usuario si una puerta o una ventaja están bien cerradas.
  • Protección perimetral e interna: Su principal función es la detección de movimiento dentro o fuera del inmueble, activando cuando se detecta movimiento una señal de alerta que puede consistir en la activación de sirenas de seguridad o el aviso inmediato a la Central Receptora.
  • Sensor de apertura por contacto magnético: Es un dispositivo de contactos mecánicos, que se ubican por pares en aquellos lugares con mayor vulnerabilidad. Si se separan las dos partes, la corriente no circula y se activa la alarma. ser leída por la central receptora de alarmas.
  • Sensor de sonido: Como su propio nombre indica, detectan ondas que producen un factor externo.

Simulador de presencia: Es uno de los desarrollos más útiles de los sistemas domóticos. Sirven para que, cuando no estamos en la vivienda, parezca que el inmueble está habitado, evitando que los ladrones se aprovechen del momento.

 

× ¿Cómo podemos ayudarte?